Research #5

cartography

Alberto Varela 
García
    
A Coruña, April 2018

 







Geolocalizar La Participación Ciudadana  



1.         CINCO IDEAS…

El trabajo y las líneas de investigación que el cartoLAB viene desarrollando desde hace años, se han consolidado unas ideas clave que dan sentido a nuestra actividad, y que podemos concretar en cinco afirmaciones clave:

●          Actualmente podemos elaborar un mapa con el máximo nivel de precisión necesario de cualquier lugar o región de nuestro planeta.

●          La tecnología actual permite que todos podamos participar en la elaboración de mapas.

●          Los ciudadanos ofrecen infinidad de información a través de las redes sociales de gran utilidad para cualquier analista o gestor de un territorio

●          Cualquier dato manejado por el hombre es susceptible de ponerse en un mapa.

●          Los mapas nos ayudan a encontrar respuestas sencillas a problemas complejos.

Trabajando en estas ideas, desde cartoLAB estamos desarrollando EMAPIC  como servicio tecnológico que permite la geolocalización de cualquier tipo de información de una forma colaborativa y en tiempo real. Son muchas las aplicaciones que EMAPIC puede tener en ámbitos muy diferentes (geomarketing, demoscopia, estudios de mercado, análisis de movilidad, mapas de opinión, etc.), pero sin duda uno de los sectores donde más relevancia puede llegar a tener es en la participación ciudadana.

1.1.     PODEMOS ELABORAR UN MAPA CON LA MÁXIMA

PRECISIÓN REQUERIDA

Un pequeño relato de Jose Luis Borges nos narra la extraordinaria aventura en un Imperio imaginario donde el Arte de la Cartografía alcanzó tal perfección, que permitió levantar un mapa del mismo tamaño que el propio Imperio, coincidiendo puntualmente cada elemento cartográfico con su objeto sobre el terreno. Pronto se percataron de la inutilidad del mapa, y el tiempo lo fue despedazando (Borges, 1960). Esta fantasía narrativa de obtener un mapa que cubra toda una región con el mayor detalle posible, sin importar el tamaño del territorio a representar, es técnicamente posible hoy en día, gracias a las Tecnologías de Información Geográfica en general, y a los Sistemas de Información Geográfica (SIG) en particular. Es más, las técnicas informáticas permiten una gran versatilidad en el manejo de toda esta inmensa información, haciéndola extraordinariamente útil, mientras que con el formato papel del mapa del cuento de Borges, la utilidad resultaba imposible.

Baudrillarden su trabajo Cultura y Simulacro (1978) da la vuelta al final de esta narración de Borges, y es el territorio el que se rompe en jirones pudriéndose lentamente bajo el mapa que lo cubre. Este pensamiento filosófico, que se aborda desde el movimiento basado en la hiperrealidad, nos lleva a una interesante reflexión sobre el peligro de sacrificar la realidad por lo virtual, y que en parte puede producirse si nos dejamos cegar por el brillo de las nuevas invenciones tecnológicas, y a creer afirmaciones que llegan a asegurar que “el mapa es más interesante que el territorio” . 

Las capacidades gráficas de la tecnología actual posibilitan recrear mundos virtuales visualmente tan reales como el nuestro; sin embargo, nunca alcanzarán a reproducir exactamente las sensaciones y la diversidad de características que nuestro entorno real contiene. Y tampoco creo que deban intentarlo. El objetivo de la representación cartográfica sustentada por los Sistemas de Información Geográfica, no es crear un nuevo mundo virtual sobre el que vivir, sino ayudarnos a vivir con más calidad en nuestro mundo real, lo cual es suficientemente trascendente como para prestarle la importancia que merece. Pero nunca debemos olvidarnos que con los mapas trabajaremos con abstracciones del territorio más o menos rigurosos, pero siempre incompletas.

1.2.     LOS MAPAS OFRECEN RESPUESTAS A PROBLEMAS COMPLEJOS

Desde que en 1854 el Dr. John Snow utilizase por vez primera un mapa (Figura 1) en su investigación científica para determinar la causa de la epidemia de cólera en Londres mediante el estudio de la distribución espacial de los casos registrados (Johnson, 2008),  la mayor parte de las disciplinas han incorporado el componente espacial a su contenido básico de análisis, al entender el enorme potencial que presenta la variable geográfica para comprender un fenómeno natural o social. El Dr. Snow está considerado como el padre de la epidemiología moderna por aplicar una metodología científica para descubrir que el cólera (debido a un brote en Londres en el verano de ese año) se transmitía a través del agua, y no a través del mal olor del ambiente como se pensaba hasta entonces. Para lograrlo construyó un mapa, con la inestimable ayuda del reverendo Henry Whitehead, en el que se señalaban con aspas la ubicación de las fuentes públicas de agua, y con puntos las personas que habían fallecido en ese brote, observando que todas las muertes por cólera estaban relativamente concentradas geográficamente en torno a la fuente de Broad Street, o tenían una relación demostrable con dicha fuente, en dónde estaba el problema de contaminación por aguas fecales. Este descubrimiento que propició este mapa, supuso el posterior rediseño de todo el sistema de alcantarillado de Londres, y a partir de ahí del resto de ciudades del mundo.

1.3.    CUALQUIER DATO PUEDE PONERSE EN UN MAPA



Muchas decisiones políticas, estratégicas y de planificación de acciones sobre el territorio tienen consecuencias geográficas, sino todas, ya que casi todas las cosas que suceden, suceden en alguna parte (Rodríguez Lloret & Olivella González, 2011). Todos los años de estudio, investigación y trabajo desde el CartoLAB con los Sistemas de Información Geográfica (SIG), han fortalecido una idea que nos permite afirmar que cualquier dato manejado por el hombre es susceptible de georreferenciarse, es decir de encontrar un lugar geográfico donde ubicar esa información. Aunque encontramos muchas referencias que hablan de que aproximadamente el 80% de la información que manejamos contiene algún tipo de referencia geográfica (Masser & Ottens, 1999)(Potsiou, Muggenhunber, & Ioannidis, 2001)(Hung & Yasuoka, 2001),si bien algunos la disminuyen al 70% (Rodríguez, 2001)(Olaya, 2011), desde el CartoLAB estamos convencidos de que el 100% de la información y los datos que se manejan en el mundo tienen de una u otra forma, un componente espacial que se puede referenciar sobre el territorio.

Todo elemento material, sea natural o artificial tiene necesariamente un lugar en nuestro mundo conocido, y por tanto una vinculación con la geografía que lo define y contextualiza. Por otro lado, los conceptos, pensamientos y demás elementos inmateriales que el ser humano haya elaborado, descubierto, inventado, fantaseado, soñado o ideado, pueden en primer lugar asociarse a la persona o personas que los crean, y por tanto a infinidad de puntos geográficos asociados a sus vidas, como el lugar de nacimiento, de residencia, de trabajo, o de posicionamiento en cualquier momento concreto de su existencia. Por otra parte esas ideas seguramente fueron plasmadas en libros, que publicó una editorial, que los imprimió en una imprenta, que los compró alguna persona, que se encuentran en ciertas bibliotecas, etc. Ideas que pueden ser compartidas por personas de una determinada región en un determinado momento, o que se fueron transmitiendo por más territorios en un proceso temporal más o menos definido. En definitiva, en todos los casos, posicionadas sobre una realidad geográfica, y la tecnología actual nos ayuda en gran medida a localizar estas ubicaciones y representarlas sobre mapas.

Cualquier dato manejado por el hombre puede dibujarse sobre un mapa, es decir, puede georreferenciarse

1.4.     LA TECNOLOGÍA PERMITE QUE TODOS PODAMOS PARTICIPAR EN LA ELABORACIÓN DE MAPAS

La sociedad de la información ha incorporado en las últimas décadas la componente geográfica de los datos a la vida cotidiana. La geolocalización es un servicio de identificación de la posición geográfica basándose en localización de los dispositivos informáticos de los usuarios, fundamentalmente a través de la conexión a Internet. Las técnicas de geolocalización IP (Kamel, 2003) se fundamentan en diferentes estrategias (Koch et al., 2013) tanto utilizando la propia red de comunicaciones por cable, GSM o WiFi, como dependiendo de las aplicaciones que también pueden atender a la infraestructura GPS. Con ello, la cartografía ha dejado de ser un elemento de ámbitos profesionales o científicos, con escasa presencia en la actividad del ciudadano medio, para convertirse en una herramienta de primer orden para el público en general, y para las administraciones y empresas en particular. La propia elaboración de la cartografía ha pasado de ser un terreno exclusivo de profesionales y expertos del sector, para convertirse en una tarea abierta gracias a las nuevas tecnologías, que permiten a los usuarios desarrollar y compartir información cartográfica de forma colaborativa.

1.5.     LOS CIUDADANOS OFRECEN INFINIDAD DE INFORMACIÓN A TRAVÉS DE REDES SOCIALES

En los últimos años asistimos al mayor progreso de la ciencia y del conocimiento de toda la historia de la humanidad, multiplicándose la información a la que tiene acceso un individuo, gracias entre otras cosas al enorme desarrollo de Internet y las tecnologías de comunicación. La cartografía y la geografía no son ajenas a este proceso, y hoy en día cualquier habitante del planeta puede consultar información detallada del territorio donde realiza sus actividades vitales, profesionales o recreativas, simplemente accediendo a un navegador web. Las redes sociales han dado un nuevo sentido a la comunicación entre los seres humanos, minimizando distancias y acercando a las personas independientemente de su ubicación geográfica. Bajo el acrónimo de SOLOMO (Social, Local y Móvil), se agrupan gran parte de las estrategias de desarrollo de Internet en nuestros días, fundamentalmente enfocadas al marketing para utilizar la localización de potenciales clientes o usuarios.

Aunque son muchas ya las aplicaciones informáticas existentes que utilizan la geolocalización para ofrecer nuevos servicios a los usuarios basándose en su ubicación geográfica (Google Maps; Foursquare; Facebook, Twitter; Layar; Panoramio; Instagram; Localmind; Planefinder; Factual, SimpleGeo; PlaceIQ; etc.) queda aún muchos ámbitos que explorar para aprovechar todo el potencial que esta técnica ofrece, como por ejemplo su empleo en la participación ciudadana, que intentamos potenciar gracias a EMAPIC.

2.         …Y UNA APLICACIÓN

La georreferenciación de la opinión de los ciudadanos sobre cualquier aspecto de interés se presenta por tanto como una oportunidad, e incluso como una necesidad, por lo que desde el Laboratorio de Ingeniería Cartográfica (cartoLAB) , surge EMAPIC con el objetivo de ofrecer al ciudadano un sistema sencillo para poder elaborar mapas que representen cualquier tipo de inquietud, siendo especialmente interesante cuando los datos del mapa deban o puedan ofrecerse por múltiples personas, gracias a su ubicación geográfica, en lo que denominamos encuestas geolocalizadas.

Ejemplo de visualización cartográfica de las respuestas utilizando EMAPIC.

Bajo el lema de “mapping your feelings”, EMAPIC plantea la utilización de tecnologías web para representar sobre un mapa los datos obtenidos mediante una encuesta online de las opiniones, sentimientos o conocimientos sobre cualquier inquietud que se tenga. EMAPIC se trata de un desarrollo que ya ha generado un primer producto funcional que puede usarse en https://emapic.es

Durante la iniciativa de Inteligencia Colectiva para la Democracia 2016 en el MediaLab Prado de Madrid, concretamente dentro del programa impulsado por Participa_Lab, se desarrolló un prototipo para la integración de CONSUL , como servicio para gestionar procesos de participación ciudadana en diferentes tareas de ciudades y municipios, con EMAPIC, para aportarle el componente espacial a todas las interacciones con las actividades en CONSUL. La unión de estas dos aplicaciones de código libre, muestra el la posibilidad de aumentar la gestión inteligente de la participación ciudadana, poniendo en valor el componente espacial y geográfico de esa participación.

Es incuestionable la importancia de los mapas a lo largo de la historia, como instrumentos de ayuda para entender los fenómenos naturales y sociales de cada época, además de  facilitar la toma de decisiones en función del análisis obtenido con ellos. Como detallamos en las cinco ideas anteriores, estamos en el momento en el que todos podemos y debemos colaborar a la hora de incorporar información geográfica para ayudar en la gestión de nuestras ciudades. Los técnicos y los gestores municipales no disponen, en gran parte de los casos, de los recursos suficientes para conocer con el mayor grado de detalle de las circunstancias y características de los elementos urbanos y de los lugares de cualquier espacio de una ciudad. La colaboración de todos en la gestión urbana nos hará más activos en la actividad de nuestra ciudad y apoyará con más eficiencia la calidad de vida en ella. 

Por ello, la posibilidad de incorporar la representación geográfica de opiniones, propuestas, demandas, inquietudes e ilusiones de los ciudadanos, nos abrirá a nuevas formas para entender nuestra sociedad y gestionar nuestros barrios. Y la aplicación desarrollada para Empty Coruña, es una de las experiencias que lo demuestran…





 

 


Mark